Inicio / 2014 / Las propiedades del Orégano

Las propiedades del Orégano

El orégano es una planta herbácea perenne muy aromática y del género origanum, que es muy usada en la dieta mediterránea. Lo que se ocupa de la planta, son principalmente las hojas, para condimentar ensaladas u platos calientes. Las hojas pueden estar fre scas o secas, pero esta última forma es la más ocupada pues se conservan mejor su aroma y sabor. Pero no sólo es un condimento exquicito para decorar y darle mejor sabor a las comidas. En sus propiedades se esconden importantes sustancias que son beneficiosas para la salud.

Características sobresalientes

El orégano es una hierba muy potente en lo que se refiere a sanar y mantener protegido a nuestro organismo. Una de sus propiedades más llamativas es su poder antioxidante. Según investigaciones, es una de las plantas con más antioxidantes. En comparación con frutas, tiene una mayor cantidad que las manzanas, arándanos y naranjas, entre otras. Es efectivo en la lucha contra las bacterias y hongos y un buen aliado para casos de neumonía, y enfermedades del aparato respiratorio. Este es un condimento rico en vitaminas K, C y E.

En cada 100 gramos, posee cerca de 621,70 miligramos (mg) de la K, 18,86 mg de la C, y 50 mg de ácido ascórbico (C). Pero estos no son todas sus vitaminas. También posee A (690,30 mg), B9 (274 mg), B6 (1,21 mg), entre otras. A estos se suman los minerales, que están conformados por el zinc, el magnesio, el potasio, el calcio y el hierro sumados a la fibra. El orégano seco es un alimento que no tiene purina, una sustancia que produce gota y afecta a los riñones y vías urinarias. Otros de sus compuestos, son carbohidratos, proteínas, sodio, fósforo, grasa y azúcar.

Una propiedad muy importante se relaciona con el colesterol. Es que consumirlo logra que su cantidad en la sangre se mantenga baja, mejorando la capacidad de nuestro sistema circulatorio como del corazón. Según un estudio de la Universidad de Ogden (Utah, Estados Unidos) el aceite de orégano es especial para tratar problemas como la neumonía y afecciones respiratorias, debido a su trabajo contra los estreptococos, bacterias involucradas en estos males.

Este aceite es antibacterial, y puede llegar a servir para la giardia, mucho mejor que los medicamentos químicos. Esta es una enfermedad causada por un parásito que produce flatulencias, malestares estomacales, y otras dificultades similares. El aceite es un depurador, pues elimina toxinas, alivia picaduras de insecto, calma estrés, nervios, insomnio, dolor de muelas y se usa además para desinflamar contracturas musculas, esguinces, torceduras y en la lucha contra la celulitis.

Existen estudios que han encontrado que es óptimo para luchar contra bacterias como la salmonella y como fungicida, es decir, en el tratamiento de hongos. Al comerlo, estimula el sistema digestivo, lo que reduce el apetito. Incluso, los dolores menstruales pueden ser aliviados con su ingesta (fresco o en aceite), como el caso de náuseas, dolores de cabeza o hinchazón.

El orégano seco

Estando seco, el orégano se convierte en uno de los condimentos más preciados. Tiene muchas propiedades interesantes. Al tener calcio, es un excelente alimento para los huesos y en especial para la etapa del embarazo, donde el organismo requiere mucho. El orégano en este estado, es rico en potasio, lo que mejora la circulación, es bueno para hipertensos, regula los fluidos corporales y la presión arterial, y es capaz de prevenir enfermedades reumáticas o artritis. Su contenido en hierro evita la anemia por falta de este. El hierro es indicado para deportistas que hagan ejercicio intenso.

El zinc del orégano seco mejora la asimilación y almacenamiento de la insulina. Además ayuda a la madurez sexual, al crecimiento, mejora el sistema inmunológico, ayuda a metabolizar proteínas, combate la fatiga y es un cicatrizante natural. La fibra del orégano funciona como laxante, favoreciendo el tránsito intestinal y en la dieta, sirve para controlar la obesidad. La vitamina B6 hace que sea un buen alimento para la depresión, diabetes y asma, entre otras ayudas. Su vitamina A previene problemas en los ojos, mejora el sistema inmune, la piel y es anticancerígeno. La vitamina C del orégano es un poderoso antioxidante, que ayuda a la piel, vista, oído, aparato respiratorio, como para aliviar síntomas de resfriado, etc. Como infusión puede controlar gases y otros problemas (tras una comida) o calmar asmas o bronquitis.

Ver También

Alumnos Destacados – Marzo 2019

Con gran satisfacción deseamos compartir con toda nuestra comunidad el Listado de Alumnos Destacados correspondientes al …