Inicio / 2014 / Los diferentes usos de la Alcachofa

Los diferentes usos de la Alcachofa

La alcachofa es un tipo de verdura o planta que se cultiva en climas templados. Es del género Cynara y está dentro de la familia de las Asteraceae (compuesta por cerca de 23 mil especies). Se le llama alcachofa a la planta entera. De esta se comen principalmente sus hojas y el corazón, pero tambien se puede consumir el tallo. Esta planta es muy utilizada en la cocina nacional y en otros lugares. Se come cocida, tiene una carne tierna y sabrosa. Cuenta con varias propiedades beneficiosas que conoceremos a continuación.

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura, el país que más produce este vegetal, es Italia, con 486.600 unidades. Dentro de los diez mayores productores está Chile, con 44.600. La planta se obtiene de la alcachofera, una planta que puede alcanzar entre 1,4 a 2 metros de alto. Su consumo en Chile es tan habitual, que el gran poeta local, Pablo Neruda, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1971, escribió el poema “Oda a la Alcachofa”. Las sustancias más presentes en la alcachofa son los hidratos de carbono (insulina, fibra, etc.). Los minerales más presentes son el potasio, sodio, fósforo y calcio y en las vitaminas, la B1, B3 y C.

Utilidad terapéutica

La alcachofa puede llegar a constituir una buena fuente de nutrientes si se consume regularmente, sobre todo pensando en que hay mucha gente que consume pocas cantidades de frutas, verduras y hortalizas. Al igual que otras hortalizas, tiene en su composición una buena proporción de fibra, un elemento muy influyente en personas que tengan problemas de estreñimiento. La fibra sirve para controlar el apetito, ya que absorbe el agua del estómago. Esto genera una sensación de saciedad y nos hace comer menos.

Por lo tanto, la alcachofa es un alimento ideal para seguir una dieta equilibrada. Además posee hidratos de carbono, proteínas y pequeñas cantidades de grasa. Sobre sus minerales, contiene gran cantidad, donde se destaca por ejemplo, el ácido clorogénico, un excelente antioxidante. Otras sustancias importantes son los esteroles, que disminuyen la absorción del colesterol en el intestino y la cinarina, que nos sirve para proteger el hígado. Además, la alcachofa está recomendad para tratar enfermedades como la diabetes, anemia, la gota, los cálculos de la vesícula biliar o el reuma. La alcachofa es digestiva y se plantea que puede ser un fuerte afrodisiaco.

Cómo elegirlas

Las alcachofas para que sean aptas para el consumo, deben tener un buen tamaño y peso. Hay que intentar elegir las que tengan las hojas apretadas, que se nota cuando se ejerce presión sobre ellas (deben tener un pequeño movimiento). En muchas ocasiones, se pueden encontrar alcachofas con hojas ennegrecidas, generado por inviernos fríos lo que sólo la afecta por fuera, en su aspecto. Sin embargo, adentro, se mantiene totalmente fresca. Igualmente hay que revisar que dentro no tengan ese color. Además al presionar la zona ancha, deben crujir.

Ya cortada, la alcachofa se puede oxidar con facilidad, lo que la hace ponerse negra. Es por esto, que lo mejor es colocarla en un recipiente cerrado y hermético, o en una bolsa de plástico, y luego al refrigerador. Así se pueden conservar más tiempo, hasta una semana. Para que no agarre un color negro, también se puede echar jugo de limón en las hojas, ya que este es antioxidante, e impide su oxidación.

Ver También

Alumnos Destacados – Marzo 2019

Con gran satisfacción deseamos compartir con toda nuestra comunidad el Listado de Alumnos Destacados correspondientes al …